Evaluación Psicológica

Entendemos el proceso de evaluación como un medio, no como un fin. Es decir como un medio que nos sirva de herramienta para identificar aquellas causas psicológicas y ambientales que puedan estar influyendo negativamente sobre el aprendizaje. Es un medio porque nos permite situarnos y enmarcar el problema con el objetivo de desarrollar un programa de intervención ajustado a las necesidades.

El proceso de evaluación se compone de tres pasos:

En primer lugar, una entrevista inicial donde se recogerán los datos de interés en función de las dificultades, síntomas o factores que indiquen un posible problema psicológico.

En segundo lugar, la administración de las pruebas pertinentes según las necesidades psicológicas y/o educativas del infante.

Por último, una entrevista de devolución y entrega de informe donde se explican las causas del problema y se propone un programa de intervención adecuado.

Este procedimiento será el mismo para los distintos tipos de evaluaciones que ofrecemos: Screening dificultades de Aprendizaje, Evaluación Clínica, Evaluación en Dificultades de Aprendizaje y Evaluación Neuropsicológica. La diferencia fundamental entre ellos será el tipo de pruebas psicológicas que se administre ya que tienen un objetivo de análisis distinto.